02/23/14

00:04
Martirologio Romano: En Bilbao, del País Vasco, en España, beata Rafaela de Villalonga Ybarra, la cual, siendo madre de siete hijos y con el consentimiento de su marido, hizo profesión religiosa y fundó el Instituto de las Hermanas de los Ángeles Custodios, para la protección de las jóvenes y para enseñarles el camino de los preceptos del Señor (1900).

Fecha de beatificación: 30 de septiembre de 1984 por el Papa Juan Pablo II.



Nace en Bilbao en 1843 en el seno de una familia profundamente cristiana donde le inculcan las virtudes humanas que fueron la base de una vida excepcional. Se casó joven con D. José Vilallonga y fue madre de siete hijos., supo hacer compatibles sus obligaciones familiares con una vida llena de caridad y riqueza espiritual.

Su unión con Dios alcanzó los niveles propios de los santos. Los escritos sobre sus experiencias espirituales, así como su numerosa correspondencia, reflejan a una mujer llena de amor a Jesucristo y a sus semejantes.


Su actividad caritativa, dedicada al principio a remediar todo tipo de necesidades, se orientó, en la plenitud de su madurez, a proteger y cuidar de las niñas y jóvenes que, en el Bilbao industrial de finales del siglo XIX, estaban expuestas a los daños de la pobreza y la ignorancia.


Surge entonces la figura de Rafaela Ybarra, que se rebela contra la injusticia, los abusos y los vicios creados por la prepotencia de la prosperidad. Con gran sensibilidad cristiana y social se entrega completamente a las principales víctimas de aquella sociedad: las jóvenes y niñas. Recoge de las calles a las más desfavorecidas creando Instituciones de acogida donde les proporciona todo aquello que la sociedad les niega: cariño, alimentación, educación, salud y amor. Promovió pisos para acogerlas y talleres para su formación y sustento; al mismo tiempo, impulsó la creación en Bilbao de numerosas Instituciones de protección a la mujer.


Con las primeras voluntarias comprometidas con esta tarea, creó la primera residencia-taller, a la que imprimió su propio carisma y estilo: "dulzura en los medios y firmeza en los fines" "lo que no alcance el amor, no lo conseguirá el temor".


Era el 8 de diciembre de 1894, cuando en un pequeño piso de Bilbao, Rafaela Ybarra junto a tres jóvenes entusiastas de la obra que Rafaela iba a realizar, comenzaron su aventura de ser madres y educadoras de aquellas niñas y jóvenes que iban a necesitar ayuda en aquellos difíciles años de finales de siglo.


En su misión se asemejaría a los Ángeles Custodios, cuyo nombre tomaría para su fundación, y cuyas actitudes habría de imitar.


Unidas a Dios por la oración y el apostolado, llevarían el anuncio del amor de Dios, al mundo de la niñez y de la juventud.


El acontecimiento cumbre en la vida de Rafaela y en la de la obra por ella iniciada, se produjo el 2 de Agosto de 1897, fiesta de Nuestra Señora de los Ángeles, fecha en que se puso la primera piedra del Colegio Ángeles Custodios de Zabalbide en Bilbao, para quedar inaugurado definitivamente el Colegio el 24 de marzo de 1899. La Congregación de los Santos Ángeles Custodios, tiene por fin Casa Madre, que podrá servir de modelo a las que mas tarde se levantarán.


Rafaela Ibarra fallece el 23 de febrero del año siguiente, 1900, a los 57 años, sin poder ver consolidada su fundación.


El Instituto de las Hermanas de los Ángeles Custodios, hoy hacen vivo y presente, con más de 35 casas repartidas por España y América, uno de sus grandes mensajes «nunca os canséis de hacer el bien».


Si usted tiene información relevante para la canonización de la Beata Rafaela, escriba a:

Hermanas de los Santos Ángeles Custodios

C/ Mantuano, 32-4º-B

28002 Madrid, ESPAÑA

- o -

Hermanas de los Santos Ángeles Custodios

Avda. de las Universidades, 10

48007 Bilbao, ESPAÑA




¡Felicidades a quien lleve este nombre!



00:04
Santa Romana virgen, en Todi (ciudad italiana) en el siglo IV.

Esta chica sintió muy pronto en su vida la vocación religiosa. A los diez años se marchó de casa y se fue el monte de Soratte San Silvestre para recibir el bautismo.


Una vez que se hubo hecho cristiana, se fue a Todo. Allá buscó un lugar en el que pudiera vivir sola en constante oración y con profunda fe.


Pronto su fama de santa llegó a los oídos de los cristianos. Muchos de ellos y ellas se acercaron y siguieron su forma de vivir santamente.


Era hija de Calfurnio, gobernador de Roma. Una vez que abrazó la fe en Cristo, renunció a todo lujo y comodidades que bien pudiera haber tenido por su rango y abolengo.


Hoy día, en el monte en el que vivió feliz como ermitaña, hay una inscripción que afirma:” el 23 de febrero en Todi, la santa Romana virgen recibió el bautismo en esta cueva en la que realizó milagros y su gloria cobró fama. Esta inscripción es difícil de leer.


Eligió ese lugar para sentirse más unida al Papa san Silvestre porque admiraba su santidad. De aquí surgió el hecho de que se le llame a este lugar Monte san Silvestre.


El papa le solía enviar consuelos espirituales. Una vez le dijo:” Vuelve cuando florezcan las rosas”. Y aunque era pleno invierno y todo estaba nevado, una mañana volvió a san Silvestre con una rosa florida.


Se encaminó sola a la ciudad de Todi. Tan querida era que iban a verla y se unían a ella en la oración. Era el año 324.


Su cuerpo fue sepultado en la gruta o cueva. Murió santamente ante muchas personas. Se construyó un altar en el que se celebraban muchas misas. En 1301 fue trasladado su cuerpo a la iglesia de san Fortunato.


¡Felicidades a quien lleve este nombre!


Comentarios al P. Felipe Santos: fsantossdb@hotmail.com



00:03
Martirologio Romano: En Roma, beata Josefina (Judit Adeleide) Vannini, virgen, que fundó la Congregación de las Hijas de San Camilo, para servir a los enfermos (1911).

Fecha de beatificación: 16 de octubre de 1994 por el Papa Juan Pablo II.



Dios a veces se vale de los “fracasos” para manifestar su gloria en medio de los hombres. Judith Vannini, se quedó pasmada al recibir la noticia de que ya no podía pertenecer más a la Congregación de las Hijas de San Vicente de Paul. No lo podía creer, su vida en los últimos 23 años había transcurrido con estas buenas religiosas, pero su salud era muy frágil y fue invitada a dejar la comunidad.

Judith había nacido el 7 de julio de 1859 en el seno de una humilde familia en Roma. Cuando tenía 7 años su padre y su madre perdieron la vida y entonces fue llevada a un hospicio que atendían las Hijas de San Vicente de Paul, quienes la acogieron como una hija durante 17 años. A lo largo de este tiempo había aprendido a amar a Dios con intensidad y todo en ella manifestaba una clara vocación a la vida consagrada. En 1883 fue admitida como aspirante en la comunidad a la que tanto debía. Pero ahora con casi 30 años, sin familia y sin conocer el mundo, tenía que empezar una nueva vida.


A los ojos de alguien que no entiende las cosas de Dios, la situación de Judith podía parecer un rotundo fracaso. Su lucha interior era tremenda, ella quería ser fiel a Dios y parecía que el Señor le pagaba mal toda su entrega. Cargada de dolor vuelve a Roma, en donde se aloja en la casa de una tía y donde sus dos hermanos tratan de convencerla de abandonar toda idea de ingresar a otra Congregación.


Los camilos, comunidad dedicada al apostolado hospitalario, habían encargado al P. Luis Tezza la formación de una comunidad religiosa femenina que compartiera su misma espiritualidad. El P. Luis se fue a Francia a trabajar en el encargo recibido, pero entonces la persecución contra la Iglesia en Francia, deshizo el grupo de jóvenes que había formado y él tuvo que regresar a Italia. Al P. Luis también parecía que las cosas no le estaban saliendo bien, pero era un hombre de Dios y sabía que el Señor le indicaría los signos en el momento oportuno.


En 1891, la Providencia reunió en una capillita en Roma a Judith, que había ido a recibir unos Ejercicios Espirituales, y al P. Tezza, quién había llegado hasta allí para reemplazar a un hermano suyo en una plática espiritual. Luego de la plática, Judith, animada por la profundidad espiritual que había percibido en este sacerdote, le busca y le cuenta todo lo que le había pasado. El P. Luis, iluminado por el cielo, reconoció en Judith a la persona indicada para iniciar la nueva congregación que con el nombre de Hijas de San Camilo es fundada el 2 de febrero de 1892.


Judith, que ahora era la madre Josefina, y otras jóvenes van a ser purificadas al poco tiempo en el crisol de las pruebas. Inesperadamente tienen que dejar Roma, pues la Santa Sede había decidido que en la Ciudad Eterna no se erijan nuevas comunidades religiosas. Por otro lado, unos envidiosos calumniaron al P. Luis y se le impuso la prohibición de acercarse a la Madre Josefina y a su comunidad. Pero la fidelidad y la mortificación de Josefina y el P. Luis dieron sus frutos. En solo 20 años estas religiosas estaba sirviendo en varios países y contaban con 126 hermanas. La Madre muere el 23 de Febrero de 1911 en Roma. El buen P. Luis Tezza había partido para el Perú en 1902 y allí muere años más tarde en olor de santidad en la ciudad de Lima. El Papa Juan Pablo II tuvo la bendición de beatificar a la Madre Josefina el 16 de Octubre de 1994 y al P. Luis Tezza el 4 de noviembre de 2001. Los restos de ambos descansan en Roma.


Si usted tiene información relevante para la canonización de la Neata Josefina, por favor comuníquese a:

Figlie di S. Camillo

Via Anagnina, 18

00046 Grottaferrata (RM), ITALIA



Hermanos Franciscanos

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.