01/26/17

23:24

Por: . | Fuente: patria-nazarena.blogspot.com

Religioso y Mártir

Martirologio Romano: En diversos lugares de España, Beatos Jaime Puig Mirosa y 18 compañeros de la Congregación de los Hijos de la Sagrada Familia de Jesús, María y José, además de Sebastián Lorens Telarroja, laico, asesinados por odio a la fe. ( 1936-1937)

Fecha de beatificación: 13 de octubre de 2013, durante el pontificado de S.S. Francisco.

Hijo de Antonio, jornalero, y María, era natural de Albelda (Huesca) y había nacido el 12 de marzo de 1913. Era el último de seis hermanos. En la familia, además, había dos tíos sacerdotes y otros parientes religiosos. Transcurrió su infancia en su pueblo natal, frecuentando la enseñanza primaria y haciendo de monaguillo en la parroquia. En 1924, por influencia de su tío, el padre Francisco Mascaró, ingresó en el colegio Nazareno de Blanes en calidad de aspirante a la vida religiosa y sacerdotal del Instituto.

Vistió el hábito religioso en el colegio Sagrada Familia de Les Corts el día 26 de septiembre de 1928, siendo nombrado maestro de novicios aquel año el padre Enrique Tatjer. Hizo la primera profesión el día 27 de septiembre de 1929. En un período de grandes acontecimientos para el Instituto, realizó los estudios eclesiásticos bajo la dirección del padre Ramón Oromí en el escolasticado de Les Corts.

Siendo ya teólogo, recibió las primeras órdenes, hasta el acolitado, en la capilla del palacio episcopal de Barcelona. La guerra civil truncaría, con la vida, su aspiración de llegar a ser sacerdote. Durante este curso de 1934-35, el hermano Antonio Mascaró, en un acto de confianza por parte de los superiores y de reconocimiento de sus cualidades, fue designado como ayudante del padre Honesto Tatjer, en el cuidado de los 6 postulantes que residían en Les Corts. De su personalidad destacan su afabilidad y simpatía, y el aire tímido y piadoso que constantemente le acompañaba. Su fidelidad, laboriosidad y su trato jovial y cercano fueron atestiguados por muchos de quienes tuvieron ocasión de compartir con él en la vida fraterna y comunitaria.

Entrando dentro de la nueva legislación, el hermano Antonio debió cumplir el servicio militar. Pero lo hizo como cuota, es decir, gracias al pago de una cantidad de dinero, debía hacer solamente el período de instrucción en el respectivo batallón. Durante la semana estaba en el cuartel y los fines de semana, en general, los transcurría en el seminario de Les Corts.

Ya desde el amanecer del día domingo 19 de julio, mientras las tropas del Batallón de Pedralbes se batían ya por las calles contra los milicianos, el hermano Antonio, que por indicación del padre Samá se había quedado a oír misa en la comunidad, hizo tarde y llegó cuando todo el batallón estaba luchando en la plaza de Catalunya: esta falta de puntualidad lo salvó, como indicaba el propio padre Samá, porque de sus compañeros quedaron pocos entre muertos y heridos.

Al no poder integrarse al batallón, fue directamente a casa de su hermana Dolores. Allí fue muy bien acogido y asistido, pero, dado que los vecinos le habían visto con sotana cuando iba a ver a su madre enferma, y era relativamente conocido, para evitar sospechas y no comprometer a toda la familia, decidieron que fuera a vivir a la calle de la Palla, en casa de don José Buira, que distribuía la revista La Sagrada Familia. Durante este período, Antonio se mantuvo recto y fiel a su vida de piedad y a las exigencias de su vocación.

Pero el 18 de enero de 1937, a raíz de los cañonazos procedentes de un buque muy alejado de la costa, fue apresado en la misma bodega bar en donde trabajaba. Su tío, don Fernando Mascaró, quien llevó la triste noticia a sus hermanos, fue también apresado y llevado a la misma cárcel de San Elías. Ambos, después de un fallido pago por su rescate de parte de una familia amiga, fueron sacados de las celdas el día 27 del mismo mes, asesinados en el cementerio de Montcada y echados en la fosa común. Contaba con 24 años de edad y casi 8 de vida religiosa. Sus restos mortales no pudieron identificarse pero se inscribió su defunción o desaparición, como la de Fernando Mascaró, en el Juzgado de Barcelona.

Integran el grupo:
(Nombre, Lugar y fecha del martirio)


01.- Jaime (Jaume) Puig Mirosa, Sacerdote- Blanes (Girona) el día 30 VII 1936;
02.- Sebastián Llorens Telarroja, Apóstol Laico- Blanes (Girona) el día 30 VII 1936;
03.- Narciso Sitjà Basté, Sacerdote- Barcelona el 9 VIII 1936;
04.- Juan Cuscó Oliver, Sacerdote- Lérida el 21 VIII 1936;
05.- Pedro Sadurní Raventós, Sacerdote- Lérida el 21 VIII 1936;
06.- Fermín Martorell Víes, Sacerdote- Vila-rodona, Tarragona, 25 VIII 1936;
07.- Francisco Llach Candell, Sacerdote- Vila-rodona, Tarragona, 25 VIII 1936;
08.- Eduardo Cabanach Majem, Sacerdote- Vila-rodona, Tarragona, 25 VIII 1936;
09.- Ramón Cabanach Majem, Sacerdote- Vila-rodona, Tarragona, 25 VIII 1936;
10.- Juan Franquesa Costa, Sacerdote- Cerveza, Lleida, 2 IX 1936;
11.- Segismundo Sagalés Vilà, Religioso Coadjutor- Múnter, Barcelona, 8 IX 1936;
12.- José Vila Barri, Sacerdote- Gurb de la Plana, Barcelona, 21 IX 1936;
13.- Pedro Verdaguer Saurina, Sacerdote- Barcelona, 15 X 1936;
14.- Roberto Montserrat Beliart, Sacerdote- Barcelona, 13 XI 1936;
15.- Antonio Mascaró Colomina, Religioso Escolar- Barcelona, 27 I 1937;
16.- Pedro Ruiz Ortega, Religioso Escolar- Barcelona, 4 IV 1937;
17.- Pedro Roca Toscas, Religioso Escolar- Barcelona, 4 IV 1937;
18.- Ramón Llach Candell, Sacerdote- Barcelona, 19 IV 1937;
19.- Jaime Llach Candell, Sacerdote- Barcelona, 19 IV 1937;
20.- Ramón Oromí Sullà, Sacerdote- Barcelona, 26 IV 1937.

Let's block ads! (Why?)

23:24

Por: . | Fuente: Santiebeati.it

Sacerdote y Eremita

Martirologio Romano: En Riva San Vitale (Suiza), poblado próximo a Como (Italia), beato Manfredo Settala, presbítero y eremita (1217).
Perteneció a la antigua familia milanesa de los Settala y al final del siglo XII fue párroco de Cuassoche que en aquel entonces comprendía las actuales parroquias de Cuasso al Piano, Cuasso al Monte, Brusimpiano Porto Ceresio y Besano, en la diócesis de Milán cerca de la rama sur-occidental del lago de Lugano.

Supremamente llamado a la vida eremítica dejó la vida pastoral y se apartó a las alturas del San Giorgio, solitaria montaña encajada entre los brazos meridionales del Ceresio.

Atraídos por la fama de su santidad, acudieron implorando consejo e intercesión las poblaciones de las regiones circundantes. En 1207 acudieron los habitantes de Olgiate Comasco qué, afligidos por mortal contagio, consultaron al beato que hacer para obtener su salvación y consuelo. El santo ermitaño los exhortó a ir en romería a la tumba de san Gerardo, que había muerto hacía poco en Monza, (6 de junio de 1207). Devotamente terminada la piadosa romería, la enfermedad súbitamente desapareció, y el pueblo de Olgiate por decisión unánime construyeron en la localidad una bonita iglesia en honor de san Gerardo, misma que se convirtió en destino de peregrinaciones; en 1938 la iglesia fue restaurada y re decorada y además el pueblo de Olgiate hizo voto perpetuo de acudir comunitariamente cada año al sepulcro de san Gerardo para recordar el antiguo prodigio.

La historiografía manfrediana, basada sobre antiguas tradiciones y respetables documentos, es rica en prodigios atribuidos a la intercesión del santo ermitaño.

Se sabe, por inequívocos testimonios, que el beato murió el 27 de enero de 1217.

El cuerpo del San fue enterrado en la capilla de Riva San Vitale, a los pies del monte San Giorgio. En 1387, por orden del obispo de cómo, Beltramo da Brossano, los restos del beato fueron colocados en un arca de mármol puesta en el área del altar para que los fieles cristianos le puedan brindar una adecuada devoción y reverencia.

En el 1633, el cuerpo fue trasladado a una urna preciosa, misma que fue instalada bajo la mesa del altar mayor, donde es venerado actualmente, lugar al que muchas parroquias de la región acuden en anual romería.

La fiesta litúrgica se celebra el 27 de enero, que en Riva es considerado día festivo; la festividad se revive el domingo siguiente, con la ingente participación de forasteros y la apropiada ornamentación de las calles, ya que la devoción al beato es todavía intensa en la región. La víspera de la fiesta todavía se acostumbra distribuir entre todas las familias el pan bendecido.

responsable de la traducción: Xavier Villalta

Let's block ads! (Why?)

23:24

Mártir

Martirologio Romano: En la ciudad de Sora, en el Lacio, conmemoración de san Julián, mártir, quien, según la tradición, padeció en tiempo del emperador Antonino (c. 150)

Breve Biografía

Julián, joven oriundo de la Dalmacia (región geográfica en la costa adriática que pertenece actualmente a Croacia y en pequeña medida a Montenegro), quien, durante la persecución realizada por Antonino Pío en Italia, fue reconocido como cristiano en la Lacio meridional cerca de Anagni. Llevado a Atina, fue sometido por Flaviano, prefecto de la provincia de Campania, a muchos tormentos. Mientras padecía la tortura en el potro, se derrumbó el templo de Serapis haciéndose añicos la estatua del dios. Acusado entonces de ser mago fue decapitado entre las ruinas de aquel mismo templo. Tal historia llega a nosotros a través de un manuscrito italiano de Chioccarelli.

Baronio, en los Annales, asigna el martirio de Julián como ocurrido en el año 175, bajo el emperador Marco Aurelio, durante el pontificado de Papa Sotero. Pero el Martirologio Romano coloca el martirio como ocurrido bajo el imperio de Antonino Pío (138 -161). Además en el Martirologio de la Basílica Vaticana, se ubica a Sora como sede del martirio y añade que en esta ciudad se conservan los manuscritos de las Actas del mártir.

Las dos leyendas difieren tan sólo en la localidad y en algunos otros detalles del martirio. Ambas son ciertamente tardías, cabe resaltar que en las dos se indica como fecha del martirio el 27 de enero, día en que es recordado San Julián de Le Mans.

Las reliquias del mártir fueron halladas en el mismo lugar donde se celebraba su memoria, en una antigua iglesia dedicada al santo en Sora, como queda demostrado en el proceso de autentificación de su hallazgo, documento que cuenta con la firma del obispo Giovannelli (1609-32), y que fuera entregado a la Congregación de Ritos el 15 de abril de 1614. Las reliquias fueron halladas el 2 de octubre de 1612 y trasladadas, por deseo de Costanza Sforza Boncompagni, a la iglesia del Espíritu Santo el 6 de abril de 1614. El obispo Agostino Colaianni (1797 -1814) las hizo trasladar de nuevo llevándolas a la Iglesia Catedral, donde todavía son veneradas bajo el altar dedicado al santo, mientras que en la parte superior se lo ve representado en una imagen tallada en madera en la que se lo representa con la palma del martirio.

Reproducido con autorización de Santiebeati.it
responsable de la traducción: Xavier Villalta

Let's block ads! (Why?)

18:41

[unable to retrieve full-text content]

Nació en 1474 en Italia y fundó la primera comunidad religiosa femenina para educar a niñas. Quedó huérfana cuando aún era muy niña, se hizo Terciaria Franciscana y fundó la Comunidad de Hermanas Ursulinas en 1535, que se extendió por muchas partes. Fue considerada una gran líder de mujeres y la canonizaron en 1807.

18:41

[unable to retrieve full-text content]

En la villa de Gilet, en la provincia de Valencia, en España, san Enrique de Ossó y Cervelló, presbítero, que fundó la Sociedad de Santa Teresa, para la formación de las jóvenes, y más adelante, obligado a dejar dicha institución, pasó el resto de sus años en el convento de los Hermanos Menores.

Hermanos Franciscanos

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.