01/20/19

23:23

Por: . | Fuente: santiebeati.it

Sacerdotes y Mártires

Martirologio Romano: En Londres, Inglaterra, san Albano (Alban Bartolomé) Roe, de la Orden de San Benito, y beato Tomás Green, presbíteros y mártires, los cuales, ya ancianos, durante el reinado de Carlos I dieron su vida por Cristo, siendo ahorcados en Tyburn después de haber pasado en la cárcel diecisiete años el primero y catorce el segundo (1642).

San Albano Bartolomé (en la imágen)

Fecha de canonización: 25 de Octubre de 1970 por el Pope Paulo VI.

Fue uno de los numerosos mártires de entre clérigos y laicos de toda condición, (del simple cura o fraile al alto prelado, del humilde pueblerino al adinerado aristócrata), que padecieron por la fe católica en la Inglaterra de los siglos XVI y XVII, aunque en honor a la verdad hay que indicar que el martirologio inglés ciertamente no tiene su inicio en la persecución azuzada por Enrico VIII desde 1535 con el cisma de Inglaterra ni tampoco concluye al final del reinado de Carlo II en el 1681, realmente da inicio en el tiempo de Diocleciano y se acrecienta durante las invasiones de los anglosajones y los normandos.

El «Acta de Supremacía» de 1534 hace definitiva la separación de Inglaterra de Roma; proclamado por lo tanto al rey como único jefe de la iglesia inglesa, al mismo tiempo se legisló para que quienquiera que se negase a reconocer la supremacía espiritual del rey pudiera ser culpable de alta traición y como tal ser condenado a morir, buscando de ese modo esconder el motivo religioso bajo el móvil político. Así tuvo inicio un largo baño de sangre de la Inglaterra católica que duró casi siglo y medio.

Los primeros mártires fueron un grupo de cartujos londinenses ejecutados el 4 de mayo de 1535 por cuanto prefirieron subir sobre el cadalso antes que renegar la fe de sus padres y negar obediencia espiritual al romano pontífice.

Albano Bartolomé Roe nació en Suffolk en el 1585 y realizó sus estudios en Cambridge. Fue convertido al catolicismo por las respuestas de un preso católico que él quiso convertir al protestantismo. Entonces dejó el suelo patrio y se licenció en teología en el Colegio Inglés de Douai en Francia, que el futuro cardenal Guillermo Allen fundó en la 1568 con la intención de formar jóvenes sacerdotes que luego regresarían a su patria para intentar convertir de nuevo a los que abrazaron el anglicanismo; con la misma intensión fue transformado, en 1578, el antiguo Colegio Inglés de Roma, siempre bajo el auspicio de Allen, y que mereció ser conocido como “Seminarium martyrum”: todos sabían que a el retorno de aquellos jóvenes presbíteros a Inglaterra equivalía a una sentencia de muerte.

Emitida la profesión en el 1612 y ordenado sacerdote, Bartolomé Roe volvió a su patria, pero fue detenido muy poco tiempo después. Estuvo cinco años en la cárcel siendo liberado en 1623 gracias a la intervención del embajador de España, pero fue desterrado. No se dio por vencido, y después de pocos meses volvió a Inglaterra. Traicionado, fue encarcelado de nuevo, ejerció el ministerio sacerdotal entre los compañeros de prisión. Después de algún tiempo le fue concedido el permiso de salir libremente de la prisión lo que él aprovechó para realizar su apostolado. Fue descubierto y condenado a muerte. Subió al cadalso el 21 de enero1642. En el monasterio de Downside se mantiene un paño mojado con su sangre.
Reproducido con autorización de Santiebeati.it

responsable de la traducción: Xavier Villalta

Beato Tomás Green

Fecha de beatificación: 15 de diciembre de 1929 por el Papa Pío XI.

Tomas Reynolds Green nace alrededor del año 1562 en Oxford, Inglaterra. Estudió en Reims (Francia) y en Valladolid y Sevilla (España). Recibió la ordenación sacerdotal el año 1592 y regresó a Inglaterra con el ministerio de lograr la conversión de los ingleses al catolicismo, pero fue capturado y exiliado en 1606. Retornó a su patria y trabajó en secreto hasta que fue nuevamente arrestado en el año 1628. Pasó catorce años en prisión hasta que fuera ahorcado y luego descuartizado el 31 de enero de 1642.

Let's block ads! (Why?)

23:23

Por: . | Fuente: Franciscanos.net

Presbítero y Fundador
del Instituto de la Hermanitas de la Sagrada Familia

Martirologio Romano: En Castelletto di Brenzone, junto al lago de Garda, en Italia, beato José Nascimbeni, presbítero, fundador del Instituto de la Hermanitas de la Sagrada Familia (1922).

Fecha de beatificación: 17 de abril de 1988 por el Papa Juan Pablo II.

José Nascimbeni nació en Torri del Benaco (diócesis y provincia de Verona) el 22 de marzo de 1851, hijo de Antonio y Amadea Sartori.

Su padre era carpintero y su madre ama de casa. Familia modesta económicamente, pero religiosamente rica.

Estudió las primeras letras en su pueblo natal, luego en el Colegio de los Jesuitas de Verona, finalmente en el Seminario diocesano. Ordenado Sacerdote el 9 de agosto de 1874.

Nombrado maestro y vicario cooperador en San Pedro di Lavagno, luego en Castelletto, de donde vino a ser párroco en 1885. Durante 37 años ejerció como párroco de dicho lugar, desempeñando una intensa actividad pastoral y social, sobre todo a favor de los jóvenes, los enfermos y los pobres. Tuvo especial cuidado de los moribundos, a quienes auxiliaba con los sacramentos.

Obtuvo para su población los servicios de correo, telégrafo y acueducto. Durante la primera guerra mundial se prodigó en la asistencia a los soldados. Para atender a las necesidades del pueblo con “las obras de caridad espiritual y corporal”, fundó el 4 de noviembre de 1892 las Hermanitas de la S. Familia, con la colaboración de la sierva de Dios María Dominga Mantovani, para colaborar en las actividades parroquiales y en la asistencia a los enfermos.

El 31 de diciembre de 1916, mientras celebraba la Eucaristía, sufrió una hemiplejía izquierda, enfermedad que sobrellevó con admirable paciencia y fe, hasta el 21 de enero de 1922, fecha de su muerte. Tenía 71 años de edad. Sus últimas palabras fueron: "!Viva la muerte porque es el principio de la vida!”.

Let's block ads! (Why?)

23:23

Mártires

Martirologio Romano: En Tarraco (hoy Tarragona), ciudad de la Hispania Citerior (hoy España), pasión de los santos mártires Fructuoso, obispo, Augurio y Eulogio, sus diáconos, los cuales, en tiempo de los emperadores Valeriano y Galieno, después de haber confesado su fe en presencia del procurador Emiliano, fueron llevados al anfiteatro y allí, en presencia de los fieles y con voz clara, el obispo oró por la paz de la Iglesia, consumando su martirio en medio del fuego, puestos de rodillas y en oración (259).

Breve Semblanza


En el Peristephanon del calagurritano Aurelio Prudencio está presente como una de las glorias cristianas de la Tarraconense aún romana. El sexto himno hecho de cincuenta y cuatro estrofas de tres versos de once sílabas escritos en los albores del siglo V, cuando el poeta decide según su propia confesión abandonar los honores mundanos para dedicarse al canto de la gloria de Dios hecho en poema latino, al exponer la vida de los que sin excesivo apego a ella la dieron por Jesucristo.

Fructuoso fue obispo de Tarragona y murió mártir, condenado a ser quemado en la hoguera, acompañado por algunos de sus ministros dos de los cuales eran diáconos y con los nombres conocidos de Augurio y Eulogio.

Las Actas de su martirio están reconocidas por los estudiosos como de las pocas que pueden ser consideradas fieles hasta el punto de considerar a Fructuoso como "el protomártir hispano justificado ante la historia" por su autenticidad.
Fue en el tiempo del emperador Valeriano; los cónsules eran Baso y Emiliano.

Fue al despuntar de un día de enero. Llamaron a la puerta del obispo los enviados por las autoridades que querían verle y juzgarle por su fe cristiana ya que se dedicaba a dar instrucción a los fieles y a extender aquella religión. Abrió la puerta cuando llamaron, aún estaba con las sandalias sin atar. Lo llevaron a la cárcel con sus discípulos hasta que se constituyera el tribunal; fue una semana en la que les atendieron los de la "fraternidad" que no abandonaban las puertas de la cárcel; para ellos no había peligro, los romanos sólo buscaban suprimir las cabezas de los jefes o responsables. Al final, la cita con el cónsul Emiliano tiene lugar con la sencillez y resolución de la muerte en la hoguera de los tres cristianos confesos de su condición de creyentes en Cristo y obstinados en rechazar cualquier otra divinidad.

Se ejecutó la condena en el anfiteatro. Entre llamas dieron testimonio firme ante una multitud de paganos vociferantes y muchos cristianos que lloraban su muerte.

El relato es sobrio, sin adornos, escueto. Las palabras del cónsul que iban al grano y las respuestas firmes que no admiten retorno quedaron plasmadas para siempre en testimonio fijo. Casi tan fijo como el premio.</span></span>

Let's block ads! (Why?)

Hermanos Franciscanos

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.