04/16/14

00:45
Martirologio Romano: En Siena, de la Toscana, Italia, beato Joaquín, religioso de la Orden de los Siervos de María, que se distinguió por su devoción a la Virgen María y cumplió la ley de Cristo asumiendo el cuidado de los pobres ( 1306)

Etimológicamente: Joaquín = Aquel que obra con la aprobación de Dios, es de origen hebreo.


Fecha de beatificación: Culto aprobado el 14 de abril de 1609 por el Papa Pablo V.



Joaquín nació en el seno de una familia noble en la ciudad de Siena. Ya desde su infancia, cuando iba a la escuela, daba muestras de una especial devoción a la Virgen María: todo lo que podía tomar a hurtadillas de su casa, lo repartía luego entre[…] los que se lo pedían en el nombre y por amor de la Virgen. Toda planta de Dios ya desde el principio […] da señales de su buena cepea, y así, nuestro Beato, ya desde su niñez, manifestó su gran inclinación a la virtud y dio claros indicios de que buscaba, por encima de todo, el honor de la santísima Virgen; todos le tenían casi por santo y, como si adivinaran su futuro, se decían: “Este niño, si vive, llegará a ser una gran santo”.

A la edad de catorce años tuvo un sueño en el que vio a la Virgen, nuestra Señora, que le decía: “Hijo dulcísimo, ven a mí: sé cuán grande es el amor que me tienes, y por esto te he tomado para siempre a mi servicio”. Al despertar del sueño, movido por esta visión determinó firmemente entrar en la Orden de los Siervos de María.


Por aquel entonces, en el convento de Siena resplandecía aquella luz admirable que fue el bienaventurado Felipe, superior general de la Orden, hombre de gran santidad; él recibió a Joaquín en la Orden, y le preguntó qué nombre quería adoptar. El muchacho, que se llamaba Claramonte, por su ferviente devoción a la Virgen, eligió el nombre de Joaquín, padre de la Virgen María, con el propósito de estar más íntimamente unido a ella.


Así pues, habiendo ingresado en la Orden, el siervo de Dios Joaquín, se dio totalmente a la práctica de una profunda humildad: olvidándose de su noble linaje y comportándose, a pesar de u corta edad, como un hombre adulto, manifestó siempre una inclinación particular a realizar los trabajos más humildes y despreciables. Reconfortaba a los afligidos, servía a los enfermos y ejecutaba con sus propias manos, con gran espíritu de entrega, los menesteres que a los demás les repugnaban.


Amó con intensidad la obediencia, a la que llamaba Mi alimento es hacer la voluntad de mi Padre que está en los cielos (Jn 4, 34).


San Felipe lo mandó al convento de Arezzo, donde vivió un año entero, Sucedió que, acompañado una vez por la ciudad a fray Acquisto de Arezzo, hombre muy famoso, les sorprendió de noche un fuerte temporal y buscaron guarecerse en un hospicio. Había allí un hombre afligido por una larga y grave enfermedad. Joaquín oyó que se quejaba y le dijo: “Hermano, ten paciencia, porque esta enfermedad será para ti motivo de salvación”. El enfermo le contestó: “Buen hermano, ponderar las ventajas espirituales de la enfermedad no cuesta nada, pero otra cosa es soportarla”. Entonces Joaquín añadió: “Pues yo pido a Dios todopoderoso que te libre de esta enfermedad y la haga recaer sobre mí, su siervo, durante toda la vida, para que lleve continuamente la pasión de Cristo”. Al instante, el enfermo se levantó de su lecho completamente curado, mientras que Joaquín contrajo allí mismo la epilepsia que lo atribuló toda la vida y él la aceptó como un martirio. Plugo al Altísimo coronarlo, además con otra enfermedad: algunas partes de su cuerpo fueron cubiertas por llagas purulentas, una corrosión que le llegaba hasta los huesos y en la que pululaban los gusanos. Él lo ocultaba en lo posible a los hermanos, pero cuando éstos se dieron cuenta les causó un profundo dolor y le suplicaban que pidiese a Dios por su propia curación; el siervo de Dios les respondía: “Queridos hermanos, eso no me conviene, porque esta enfermedad es la expiación de mis pecados y la fortaleza de mi alma, según aquella sentencia del Apóstol: Cuando soy débil, entonces soy fuerte (“ Co 12, 10)”.


Sabiendo por revelación divina que se acercaba el día de su muerte, pidió al Altísimo que lo llamara el mismo día en que el Salvador pasó de este mundo al Padre. Y el jueves santo, un día antes de su muerte, hallándose junto a él todos los frailes, les dijo: “Hermanos muy queridos, he estado con vosotros durante treinta y tres años, los mismos que el Señor vivió en este mundo. He recibido de vosotros innumerables atenciones , y me habéis ayudado con gran solicitud, siempre que lo he necesitado, No encuentro palabras para expresaros mi agradecimiento: Jesucristo, el Señor, os recompense todo lo que habéis hecho por mí. Yo, por mi parte, mañana me separaré de vosotros. Os pido que roguéis al Señor por mí, pecador, a fin de que pueda entrar en su morada. Antes de separarme de vosotros, quiero que nos expresemos un gesto de mutua caridad”. Y a continuación bebió con ellos un poco de vino.


El viernes santo, mientras se cantaba la pasión del Señor, llamó al prior y le dijo: “Reverendo padre, dentro de poco el Señor me llamará de este mundo: aunque ya ayer recibí el cuerpo del Señor con vosotros, reunid junto a mí a los hermanos y administradme los sacramentos, porque no quiero marcharme sin veros antes”. El prior no dio mucha importante a estas palabras; no obstante, por lo que pudiera pasar, mandó llamar a cuatro frailes. Joaquín no cesaba de orar y mientras se cantaba la pasión del Señor , a las palabras: Inclinando la cabeza, entregó el espíritu (Ab 16, 1306), elevando los ojos al cielo, en presencia de dichos hermanos, entregó su alma al Creador altísimo.



ORACION

Dios nuestro,

que enseñaste al beato Joaquín,

fiel seguidor de tu hIjo

y de su humilde Madre

a servir con delicadeza a sus hermanos

y aun a tomar sobre sí sus enfermedades,

concédenos, por su intercesión,

aprender a soportar nuestras penas

y a compartir los sufrimientos de los demás.

Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén


00:45
Arcángel nació en 1460 en un mundo violento, lleno de asesinatos y rivalidades, que caracterizaban la Bolonia de su días. Su propio padre y hermanos fueron asesinados cuando él era un infante.

El 29 de septiembre de 1484 vistió el abito de los Canónigos Regulares de Santa María de Reno, en el convento del Santísimo Salvador de Venecia, donde tuvo el encargo de acoger a los peregrinos, llegando incluso a dar la bienvenida a quienes asesinaron a su padre y hermanos.


Recibió la ordenación sacerdotal y en 1498 es trasladado al monasterio de San Ambrosio cerca de Gubbio.


Se pasó los siguientes doce años madurando en sabiduría y santidad, lo que notaban todos los que entraban en contacto con él, en quien encontraban una fuente inagotable de esperanza y valentía para los tiempos difíciles. Uno de los testigos dijo que "su santidad es como una luz que brilla siempre y en todas partes, y lo más hermoso y profundo es que aparece desde las sombras".


La fama aumentó y Arcángel dejó el monasterio de San Ambrosio para atender a los que lo necesitaban. Ricos y pobres buscaban por igual su guía y su consejo.


No aceptó el cargo de Arzobispo de Florencia, aunque se lo ofrecieron en más de una ocasión.


Murió en Gubbio el 16 de abril de 1513, con fama de ser el "apóstol de la vecindad"


El cardenal Próspero Lambertini, testigo presencial de la difusión de su culto, y que luego llegara a ser Papa con el nombre de Benedicto XIV, el 2 de octubre de 1748 decretó la oficialidad del título de "beato".



00:45
Martirologio Romano: En Escocia, san Magno, mártir, que, siendo príncipe de las Islas Orcadas, abrazó la fe cristiana y, encontrándose en dificultades con el rey de Noruega por acusaciones que se le habían hecho, se presentó desarmado a su colega en el gobierno para firmar la paz, siendo asesinado traicioneramente. ( 1116).

Etimológicamente: Magno = Aquel que tiene nobleza y moral; fuerza y potencia física, es de origen latino.


Fecha de canonización: 11 de junio de 1898 por el Papa León XIII.



A través de su abuela paterna Ingebjørg Finnsdatter, Magno se emparentaba con los reyes noruegos Olaf el Santo y Harald Haardrade. Su padre, Erlend Torfinnson, cogobernaba en las Orcadas junto a su hermano gemelo Pablo Torfinsson.

En 1098, el rey Magnus III de Noruega se apoderó de las islas y depuso del gobierno a Erlend y Pablo, mientras que designó como jarl a su hijo Sigurd. Dada la corta edad de Sigurd, Haakon Pålsson -hijo de Pablo- se hizo del poder de facto, enfrentándose a sus primos Magno y Erling, hijos de Erlend.


Magno, sin embargo, estaría al servicio del rey Magnus III de Noruega, y tomó parte en una expedición vikinga de éste sobre la costa occidental de Escocia, Inglaterra y Gales. Cerca de la isla de Anglesey, en Gales, la expedición se topó con una flota galesa, pero Magno, por sus fuertes convicciones cristianas, se negó a entrar en batalla, y permaneció en cubierta cantando salmos.


Por esa actitud se enfriaron las relaciones con el monarca noruego, y Magno tuvo que permanecer un tiempo en Escocia, en la corte del devoto rey Edgar, con el que tenía cierto grado de parentesco. La Saga de Magno (Magnnussagaen) habla también de un período de penitencia en casa de un obispo galés y una temporada en Inglaterra.


En 1105 casó con una joven noble, que según Guillermo de Worcester tenía por nombre Ingarth, y según eso sería de linaje nórdico. Los esposos vivieron bajo votos de castidad, y Magno no regresaría a las Orcadas mientras el rey Magnus III viviera.


A la muerte de Magnus III, Magno Erlendsson decidió regresar a su tierra y reclamar su herencia. Entonces su primo Haakon Pålson acababa de ser investido formalmente como jarl de las islas, puesto que Sigurd había marchado a Noruega para ser coronado rey.


Magno recibió el apoyo de campesinos y de familias poderosas de las islas, pero Haakon se negó a compartir el gobierno. Sin embargo, los nobles decidieron que el asunto fuese resuelto por decisión de los dos reyes de Noruega, Sigurd y Øystein Magnusson. Cuando Magno llegó a Noruega, el rey Sigurd se hallaba en peregrinación en Jerusalén, y el rey Øystein apoyó a Magno, nombrándolo jarl de la mitad de las Orcadas. Según las sagas, Magno se distinguió como un buen gobernante y devoto cristiano.


Tras un breve período de paz, comenzaron las hostilidades entre ambos bandos. Magno encontró el rechazo de una parte de la clase guerrera que pretendía continuar con las expediciones vikingas de saqueo por las Islas Británicas y que ante la negativa de Magno se unió a Haakon.


Se estableció que el lugar de las negociaciones de paz sería la isla de Egilsay, a donde llegarían Haakon y Magno, cada uno con dos barcos en la semana santa de 1115, Magno llegó a la isla con dos barcos, pero Haakon llegó con ocho. Ante la superioridad numérica, Magno ordenó a sus hombres no presentar batalla.


Al día siguiente, Viernes Santo -16 de abril de 1115-, se encontraron Magno y Haakon. Magno fue hecho prisionero. Según la tradición, pidió no ser asesinado, e hizo varias propuestas para que Haakon no cargara con el peso de su muerte: peregrinar a Roma o a Tierra Santa, ser exiliado a Escocia, o ser mutilado. La última propuesta fue aceptada por Haakon, pero una asamblea de jefes guerreros decidió que uno de los dos jarls debía morir. Uno de los hombres más cercanos a Haakon se negó a matar a Magno, y la tarea sería cumplida por el cocinero, quien decapitó al prisionero con una hacha. Haakon sepultó el cadáver de su primo en el mismo lugar de su muerte, en un terreno pedegroso, donde según la leyenda hagiográfica brotó un césped verde.


Por solicitud de la madre de Magno, los restos fueron trasladados a la iglesia de Birsay, el lugar donde ella vivía, en la isla Mainland. En ese tiempo se propagó el rumor de la santidad de Magno, y se produjeron peregrinaciones a la iglesia desde distintos lugares de las Orcadas, las Shetland y Escocia. Hubo varios testimonios de milagros, y aunque el jarl había sido asesinado por motivos políticos, popularmente se le elevó a santo y mártir cristiano.


Mientras Haakon vivió, las peregrinaciones se realizaron en relativa clandestinidad y el obispo Guillermo el viejo las calificó de actos de supersticiones, pero posteriormente aceptó el culto e incluso participaría en el traslado de las reliquias a la iglesia de San Olaf, en Kirkwall, en 1135.


Con el reconocimiento de la santidad de Magno por la Iglesia, Ragnvald Kalle Kollson, su sobrino, reclamó para sí la parte de las Orcadas perteneciente a Magno, y comenzó las construcción de una gran catedral en Kirkwall que albergase las reliquias, la Catedral de San Magno.


Se eligió el día 16 de abril, fecha de su muerte, como su festividad. Aunque su santidad fue aceptada por la Iglesia Católica desde poco después de su muerte, el proceso de canonización no se llevaría a cabo sino hasta el 11 de julio de 1898, por el papa León XIII: Así se convirtió Magno en el único santo noruego en ser canonizado.


La vida de Magno es relatada por dos sagas islandesas y por la saga Orkneyinga (Saga de los jarls de las Orcadas), además de que existen devocionarios en gaélico y latín.



Hermanos Franciscanos

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.